¿Qué empresas podrían beneficiarse directamente de las políticas que desarrolle Barack Obama?

 

¿Qué empresas podrían beneficiarse directamente de las políticas que desarrolle Barack Obama? Las promesas del futuro presidente de EEUU pueden cambiar y
mucho el desarrollo de diversos sectores en Estados Unidos. Desde aseguradoras de salud a empresas concesionarias pasando por aerolíneas y petroleras. Yes, they can! Obama hace
el sueño realidad: será presidente de los EEUU.

En el lado positivo, aseguradoras de salud o empresas concesionarias se podrían beneficiar de sus planes en temas como la sanidad o las infraestructuras, mientras que
aerolíneas, por ejemplo, podrían tener problemas por el impulso que puedan tener los sindicatos. Los fabricantes de automóviles podrían beneficiarse de las
promesas de Obama, mientras que las petroleras se podrán beneficiar de la caída del crudo, que les evitará pagar más impuestos.

Las aseguradoras de salud UnitedHealth Group y WellPoint podrían ganar durante el mandato de Barack Obama. El laboratorio farmacéutico Pfizer quizá no se vea
favorecido. El compromiso del presidente electo de gastar en autopistas y puentes probablemente ayudará a Caterpillar, y que cumpla su promesa de entregar dinero
«rápido» a los fabricantes de automóviles no podría ser más urgente para General Motors y Ford.

Delta Air Lines y otras aerolíneas, sin embargo, podrían enfrentarse a costes laborales más elevados, y las nuevas regulaciones podrían limitar a los
proveedores de servicio de Internet como Comcast. Una caída en los precios del crudo podría hacer que Exxon Mobil no tenga que pagar un impuesto sobre los beneficios
inesperados, al menos en los primeros meses de la presidencia de Obama.

El presidente electo hará que haya empresas ganadoras y perdedoras cuando intente cumplir sus promesas de campaña de generar empleos, expandir la cobertura de salud y
aumentar el uso de energía alternativa, al tiempo que reduce los impuestos.

No obstante, sus sueños podrían verse truncados por la realidad de un Gobierno federal que operará con un déficit presupuestario récord y se enfrenta
a una crisis económica que ha atraído más peticiones de ayuda federal adicionales al rescate de 700.000 millones de dólares ya aprobado por el Congreso.

Industria automovilística

General Motors Ford y otros fabricantes de automóviles dirán al Gobierno de Obama que la industria necesita ayuda de Washington, y rápido. El nuevo presidente se
enfrentará a mayores demandas tras un desembolso inmediato de 25.000 millones en préstamos que el presidente George W. Bush aprobó el 30 de septiembre. Aunque se
suponía que el dinero sería para el desarrollo de vehículos que ahorren combustible, la industria argumenta que debería ser liberado para satisfacer las
necesidades actuales de capital.

Energía, medio ambiente

Obama, además, planea una rebaja fiscal para las familias estadounidenses de 1.000 dólares para ayudarlas a pagar su cuenta de energía. La fuente de
financiación, un impuesto a los beneficios inesperados de las petroleras, podría haber desaparecido.

El plan es imponer el impuesto a las petroleras cuando el crudo rebase los 80 dólares el barril. El asesor de campaña de Obama, Jason Furman, dijo el 22 de octubre que
asume que ese impuesto no producirá ingresos porque el crudo ha caído desde un récord de más de 147 dólares el barril en julio a menos de 70 este mes.

Obama busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero – a los que se atribuye el calentamiento mundial – un 80% para 2050. Quiere gastar 150.000 millones en 10 años
para crear empleos en energía solar, eólica y limpia y en el sector automovilístico fabricando vehículos híbridos que funcionen con electricidad.

No se sabe si Obama bloqueará la perforación de petróleo y gas natural en nuevas áreas en el extranjero. El 1 de agosto dijo que estaría dispuesto a
ofrecer concesiones con respecto a la perforación en el extranjero, algo a lo que se oponía, si fuera necesario para conseguir la aprobación de financiación
para inversiones en energía alternativa y vehículos que ahorren combustible.

Infraestructura, salud

Obama podría hacer del gasto en puentes y carreteras una de las prioridades de su agenda económica. «Crearemos 2 millones de empleos reconstruyendo nuestras
autopistas, escuelas y puentes deteriorados», dijo en un discurso el 13 de octubre en Ohio, en donde presentó su plan económico.

La American Society of Civil Engineers dijo que se requerirían 1,6 billones en cinco años para que la infraestructura de Estados Unidos esté en «buenas»
condiciones, excluyendo costes de expansión.

Caterpillar, el mayor fabricante del mundo de excavadoras y retroexcavadoras, apoya la idea de que un mayor gasto en obras públicas, junto con acuerdos de libre comercio, son
críticos para mantener a los fabricantes estadounidenses competitivos.

Estados Unidos necesita invertir entre 300.000 millones y 700.000 millones de dólares en construir autopistas, puertos y aeropuertos a fin de hacer frente a la competencia de
empresas en China y otros países emergentes, según Doug Oberhelman, uno de los seis directores generales de grupo en Caterpillar.

Exportaciones, aseguradoras

Caterpillar, junto con General Electric, también quiere mantener al comercio abierto para impulsar las exportaciones. La crisis financiera mundial quizás evite que los
legisladores asuman una postura proteccionista, dijo el responsable ejecutivo de GE, Jeffrey Immelt, en una presentación el 27 de octubre en la Universidad de Columbia en Nueva
York. El «único futuro» para Estados Unidos y Europa es la «capacidad de producir y vender productos en todo el mundo», dijo Immelt.

Por su parte las aseguradoras, como UnitedHealth Group y WellPoint, conseguirían más clientes, incluso algunos que actualmente rechazan, con el plan de atención
médica de Obama.

Los laboratorios farmacéuticos Pfizer y Wyeth podrían enfrentarse a importaciones más baratas de Canadá y tener que negociar con el gobierno el precio de las
medicinas para los ancianos.

Obama prometió reformar el sistema de salud durante su mandato. Dijo que reduciría los costes y proporcionaría a todos en Estados Unidos una cobertura médica
asequible, con la misma calidad de beneficios que los miembros del Congreso tienen.

Aerolíneas, medios

Delta Air Lines y otras aerolíneas estadounidenses podrían enfrentar costes laborales más elevados durante el Gobierno de Obama.

El nuevo presidente electo también se ha comprometido a mantener los límites actuales a la propiedad extranjera de acciones de aerolíneas estadounidenses y
podría acelerar las mejoras del control de tráfico aéreo y las condiciones laborales de los controladores, según grupos y sindicatos del sector.

«Esperamos que el Gobierno de Obama cumpla su fuerte compromiso no solo de apoyar sino de fortalecer el derecho a la negociación colectiva de los trabajadores», dijo
Ed Wytkind, presidente del departamento de transporte de la agrupación sindical AFL-CIO.

Finalmente, Obama intentaría utilizar su presidencia para desacelerar la concentración de los medios y aumentar la cobertura de las televisiones locales, medidas que han
enfrentado resistencia de grupos del sector.

El nuevo presidente «promoverá medios más abiertos y diversos», dijo en una entrevista Gloria Tristani, ex miembro demócrata de la Comisión
Federal de Comunicaciones. El presidente electo se ha fijado como meta incrementar el acceso a Internet y ha insistido en que las televisoras se centren más en el servicio
público.

Casi tres de cada cinco ejecutivos del sector tecnológico, o el 58%, dicen que Obama será mejor para el desarrollo, inversión y regulación de la
tecnología, según una encuesta realizada en octubre entre 145 de ellos por el bufete legal DLA Piper.

 

Leggi Anche
Scrivi un commento