Los pescadores con línea capturan menos aves

Los pescadores con línea capturan menos aves

 

Las medidas de salvaguarda introducidas en los últimos años para proteger a las aves marinas de la pesca con palangre han logado reducir con éxito el numero de
muertes fortuitas de pájaros. Pero los expertos piden ahora medidas similares para otros tipos de pesca industrial en zonas en las que las aves marinas corren mayor peligro.

Según los datos suministrados a la FAO, los daños colaterales de la pesca chilena con palangres en las aves marinas disminuyeron de 1 600 muertes –
incluyendo 1 500 albatros – en 2002 a ninguna en 2006. También se ha producido un progreso significativo en el Océano Austral alrededor de la
Antártida, donde se ha pasado de 6 500 muertes en 1996 a ninguna en 2007, y en aguas de Australia, en las que las capturas incidentales no deseadas de aves marinas han
disminuido de 2 000 a 200.

Actualmente se están poniendo en marcha, o se encuentran en avanzado estado de preparación, medidas para reducir el impacto de la pesca en las aves marinas, especialmente
petreles y albatros, en diez países: Sudáfrica, Australia, Chile, Canadá, Brasil, Japón, Uruguay, Estados Unidos, Argentina y Namibia. Las medidas están
incluidas en los Planes de Acción Nacional o PANs, dirigidos por cada país según el Plan de acción internacional (PAI) para la reducción de las capturas
incidentales de aves marinas en la pesca con palangre desarrollado por la FAO y aprobado por los países miembros en 1999.

Más eficaz

A principios de mes, la FAO organizó una reunión de expertos en Bergen, Noruega, para ayudar a los países a poner en marcha el PAI-Aves marinas de forma más
eficaz. Entre las pautas clave sugeridas de “mejores prácticas” se encuentra la ampliación de las medidas de salvaguardia de la pesca con palangres a la pesca de
arrastre y con redes de enmalle en las zonas con elevada densidad de aves marinas.

Sin estas medidas de protección, el impacto de la pesca en aves marinas ya amenazadas podría ser significativo. Corren un mayor riesgo aves marinas como el albatros, con 18
de sus 22 especies en peligro de extinción. Sin embargo, “con el trabajo conjunto de la industria y el gobierno, se podría reducir enormemente el impacto de la
pesca”, afirmó Francis Chopin, Oficial superior de pesca de la FAO.

En la pesca con palangre, centrada en peces como el atún, el pez espada y los istiofóridos, los barcos arrastran largas líneas que tienen hasta
2 500 anzuelos con cebo. A falta de protección, las aves marinas que siguen a los buques por los cebos se lanzan a por ellos y acaban enganchadas y ahogadas. En la pesca
de arrastre, los pájaros grandes como los petreles y los albatros son incapaces de maniobrar para salir de los alambres de pesca mientras que los pájaros que se sumergen en
el agua pueden enredarse en las redes de enmalle.

Sistema de cobertura

Un modo eficaz de protección actualmente utilizado en la pesca chilena con palangre para la austromerluza es el denominado “sistema de paraguas” en el que los anzuelos
se agrupan en manojos envueltos en fundas de red cónicas que impiden que las aves se lleven el cebo cuando los palangres son arrojados por la borda.

Aunque originalmente fueron diseñados para reducir la depredación de la ballena, estos sistemas han resultado muy eficaces para limitar la muerte de aves. Otras medidas
incluyen el rastreo de líneas aéreas con gallardetes para disuadir a las aves de sumergirse en búsqueda de cebos.

Leggi Anche
Scrivi un commento