La Comisión Europea creará un fondo para financiar centrales nucleares

 

La Comisión Europea quiere darle un impulso definitivo a la energía nuclear. Para ello, prepara un documento, al que ha tenido acceso elEconomista, en el que se recogen
los planes de ayuda que se van a poner en marcha para apoyar este tipo de tecnología. Según recoge este borrador, la intención del Ejecutivo comunitario es ampliar
los créditos que otorga Euratom para financiar la construcción de nuevos reactores.

La Comisión considera que con los problemas actuales de los mercados de capitales es necesario tomar medidas para facilitar el acceso al dinero de las empresas que quieran
construir nuevas centrales, ya que estos proyectos son intensivos en capital y con un período de maduración muy largo que dificulta que las empresas inviertan.

El Banco Europeo de Inversiones revisó en 2007 su política de inversiones para incluir proyectos nucleares, pero esta medida no ha sido suficiente. Euratom ha facilitado
en los últimos años créditos para construir nuevas centrales y para invertir en mejoras de seguridad, pero estas cantidades, tal y como reconoce la propia
Comisión, son muy limitadas y apenas servían para financiar una pequeña parte de dos o tres proyectos. Por este motivo, la Comisión ha propuesto crear un
fondo que sirva para extender las cantidades disponibles para Euratom y no ha fijado una cantidad concreta del montante que pueden alcanzar estos créditos y que también
irán destinados a las renovables.

Bruselas está dispuesta a facilitar el acceso a la financiación a las eléctricas en las mismas condiciones del mercado internacional de capitales y asegura que no
provendrán del presupuesto comunitario, ni constituirán ningún tipo de subsidio. La Comisión alerta también de la necesidad de instalar nuevas plantas
de enriquecimiento de uranio para el período 2013-2016, ya que existe un riesgo de falta de suministro de combustible.

La Comisión Europea estudia además si el próximo 26 de noviembre presentará una propuesta de directiva para elevar y armonizar las normas de seguridad
nuclear, tal y como recomienda en este documento.

Hace un lustro presentó un paquete legislativo en el que además de la seguridad atómica pretendía regular en el ámbito comunitario el tratamiento de
residuos radioactivos, y el uso de los fondos de desmantelamiento de las centrales. Estas medidas duermen el sueño de los justos por las reticencias de los Gobiernos a ceder a a
la UE nuevas cotas de su soberanía nacional en materia nuclear. La Comisión estudia ahora si relanzar sólo la directiva sobre seguridad. Por un lado, un nivel
elevado de seguridad en el sector impuesto en toda la UE podría mejorar su percepción entre la opinión pública, que es uno de los problemas que frena una
mayor implantación de centrales. Por otro, la armonización de los estándares facilitaría la vida a los constructores de centrales y rebajaría los
costes.

«Más del 50% de la capacidad de generación de electricidad en la Unión Europea debe ser reemplazado antes de 2030, lo que representa una inversión
potencial de más de 900.000 millones», ha explicado Andris Piebalgs, comisario europeo de Energía. Piebalgs, confía en obtener el miércoles el respaldo
de la Comisión para presentar este informe, incluido en la segunda revisión de la estrategia energética comunitaria, y un paquete sobre eficiencia
energética.

 

Leggi Anche
Scrivi un commento