Google no apoya a nadie,

 

La neutralidad política es una de las apuestas inamovibles de Google, como su ya clásico lema ‘Don’t be evil’ (No seas malvado). Así que, como
compañía, no apoya a ningún candidato a la Casa Blanca. Lo que no quiere decir que quienes trabajan en Mountain View no tengan sus preferencias. Por ejemplo, Eric
Schmidt, director ejecutivo y ‘número tres’ de la empresa, prácticamente al mismo nivel que sus fundadores, ha declarado en el ‘Wall Street
Journal’ su apoyo público a Barack Obama.

Es una sorpresa anunciada, porque Schmidt es asesor informal de su campaña. Resulta que, además, gran parte de las posturas de Obama sobre Internet y otros asuntos
tecnológicos son muy similares a las de la compañía del buscador. Y que nadie se olvide de que Google tiene un fuerte ‘lobby’ en Washington e intereses
en un gran número de temas públicos. Ni de que desde hace semanas facilita el registro de votantes.

Más claro: Google apuesta por la neutralidad de la Red y Obama también; Google pone en marcha un completo servicio de salud y Obama quiere informatizar el estadounidense;
Google invierte en energías limpias y Obama tiene en ellas una de sus grandes apuestas; a Google le encantaría que todo el mundo navegase a toda velocidad por la Red y
adivinen cuál es la apuesta de Obama. Hay que ser justos, eso sí, y decir que en muchos de estos asuntos el senador por Illinois tenía una postura clara antes de
ser candidato a la Casa Blanca.

Este martes, según cuenta el WSJ, Schmidt aparecerá por primera vez en un acto de campaña junto al demócrata, quien hace tiempo que visitó la sede del
gigante de la Red. Los trabajadores de la compañía han donado casi 500.000 dólares a la campaña de Obama mientras apenas han dado 20.000 a la de McCain. Su
director ejecutivo, eso sí, aún no ha sacado la cartera. Tampoco los fundadores, quienes, al menos a primera vista, parecen muy alejados del politiqueo.

También hay que tener en cuenta que, hasta ahora, Google no ha tenido apenas problemas con ningún político, si bien éstos empiezan a mirar con lupa a la
compañía, especialmente su inconmensurable cantidad de datos personales almacenados y su intento de acuerdo publicitario con Yahoo!, que finalmente tuvieron que retirar.
No parece que el apoyo de sus trabajadores a Obama vaya a cambiar algo, pero todo influye.

Y están las dudas que ya algunos plantean: ¿Cómo afectará a la compañía del buscador la decisión de Schmidt? Es difícil
saberlo, tanto si tendrá consecuencias directas -por ejemplo, supongamos un boicot de sus usuarios republicanos- como indirectas -a la hora de elaborar nuevas legislaciones sobre
Internet-. Y, dado que Obama buscará un Chief Technology Officer si es elegido presidente, ¿podría serlo el actual CEO de Google?

Leggi Anche
Scrivi un commento