Obama podría destituir a los máximos responsables de inteligencia

 

El gobierno de Obama se diferenciará claramente de la adminsitración Bush. Como ejemplo, los dos máximos responsables de los servicios de Inteligencia de Estados
Unidos serán destituidos con toda probabilidad por el presidente electo, Barack Obama, al comienzo de su mandato el próximo mes de enero, según informan fuentes de
Inteligencia.

Influyentes congresistas demócratas se oponen a mantener en sus cargos al director nacional de Inteligencia, Mike McConnell, y al director de la CIA, Michael V. Hayden, ya que
ambos han apoyado abiertamente las políticas de la Administración de George W. Bush, por ejemplo en casos como los interrogatorios a sospechosos o la vigilancia
telefónica.

De hecho, un demócrata de la Comisión de Inteligencia del Senado ha afirmado que hay un “consenso” en los puntos de vista en cuestiones como estas.

Diferencias internas

Sin embargo, según informa hoy el diario The Washington Post, otros demócratas y muchos expertos en esta materia tienen en gran consideración a McConnell y Hayden,
atribuyéndoles el restablecimiento de la estabilidad y el profesionalismo a un sector salpicado por múltiples escándalos en los últimos años.

Un responsable del Gobierno que ha estado siguiendo de cerca la evolución en el liderazgo de los servicios de Inteligencia en los últimos años ha considerado que es
importante mantener al menos a unos pocos profesionales «experimentados» en estos cargos en tiempos de guerra.

Los responsables del equipo de transición de Obama señalaron ayer que no se ha tomado todavía ninguna decisión en lo que respecta a Inteligencia. McConnell y
Hayden, ambos profesionales de carrera de estos servicios, interpretan el hecho de que el equipo de Obama no se haya puesto en contacto con ellos como un signo de que no van a contar
con sus servicios.

Según las citadas fuentes de Inteligencia, tanto a McConnell como a Hayden les gustaría continuar en el puesto y ambos creen que sus destituciones anticipadas
podrían ser vistas como un intento por politizar sus oficinas cuando la Casa Blanca cambia de manos.

Estabilizar la inteligencia estadounidense

La decisión de Bush de conservar a George J. Tenet, asignado previamente por Bill Clinton, como director de la CIA fue vista dentro de la agencia como un movimiento por
estabilizar estos servicios después de que la agencia hubiera tenido cinco directores en diez años, tras el escándalo de la financiación de la Contra
nicaragüense a través de la venta de armas a Irán.

Un responsable de Inteligencia asegura que McConnell opina que su puesto debe ser tratado como el del jefe del Estado Mayor, con un mandato de dos años, extensible a otros dos.
En este sentido, los ex jefes del Estado Mayor Colin Powell y Hugh Shelton ejercieron sus cargos con administraciones de partidos distintos.

McConnell, almirante de la Marina retirado y director nacional de Inteligencia desde febrero de 2007, viajó la semana pasada a Chicago para ofrecer a Obama su primera
sesión informativa de Inteligencia. Por su parte, Hayden es director de la CIA desde mayo de 2006 y está muy «bien considerado por la gente de dentro»,
según otra fuente de Inteligencia, «y se preocupa profundamente por la misión».

John Brennan, jefe de Inteligencia del equipo de transición del presidente electo, es uno de los nombres que suenan más fuerte para sustituir a McConnell y Hayden. En 2005
dejó la CIA para convertirse en director ejecutivo de Analysis Corporation, una consultora de Virginia con contratos en Inteligencia. Asesoró a Obama durante su
campaña.

 

Leggi Anche
Scrivi un commento