Los móviles, nueva fuente de alergias

 

En la bisutería, en las monedas, en las tijeras… El sulfato de níquel es uno de los metales más habituales en el entorno cotidiano y le produce alergia a un 15-20%
de la población española. Al parecer, los móviles también podrían provocarla. Según expertos de la Asociación Británica de Dermatología (BAD), “hablar durante mucho tiempo por el móvil podría causar reacciones
alérgicas de la piel, debido al níquel que algunos teléfonos móviles contienen”.

Después de publicarse en diferentes revistas médicas varios informes de casos de pacientes con reacciones alérgicas de la piel en las mejillas y en la
oreja
(eccemas), en un principio inexplicables, expertos de la Asociación Británica de Dermatología han descubierto que el origen se encuentra en el
níquel que contienen algunos móviles. Al parecer, los auriculares, los botones y la cubierta de dichos teléfonos están fabricados con el metal en
cuestión.

Curiosamente, hace poco más de un año, se publicó un estudio de Brown University (Estados Unidos) que analizaba precisamente 22 auriculares de ocho
compañías diferentes. “Casi la mitad de los teléfonos que evaluamos contenía níquel, sobre todo en los botones, en la cubierta y en los
auriculares…”, concluye Lionel Bercovtich, uno de los autores de la investigación. “Aquellos con diseños más exclusivos suelen incluir níquel en su
envoltura”, añade el experto.

“Quienes hayan tenido alguna reacción alérgica, por ejemplo, con la bisutería o algunos cinturones, son más susceptibles de experimentar dermatitis de
contacto por alergia al níquel de los móviles”, afirma Graham Lowe, dermatólogo de la BAD. Un dato más. “Las mujeres tienen un riesgo mayor de
desarrollar esta alergia”
, por el uso que hacen durante años de la bisutería.

Nadie nace alérgico al níquel. Con el tiempo, la piel se va sensibilizando y generando anticuerpos contra este metal. Debido al contacto repetido, llega
un momento en el que se produce la dermatitis de contacto”, explica Manuel Fernández Lorente, dermatólogo de la Clínica La Luz de Madrid.

De momento, son casos anecdóticos, según Manuel Fernández, pero se prevé que “la incidencia de esta dermatitis de contacto por alergia al níquel de
los móviles aumente”, mantiene Graham Lowe. “Lo mejor es evitar, en la medida de lo posible, el uso de objetos que contengan níquel. La industria
debería evitarlo en la fabricación de aparatos que puedan estar en contacto con nuestra piel durante periodos de tiempo prolongados”, aconseja Fernández.

Según los dermatólogos, hace falta mucho tiempo de exposición a este metal para que la persona desarrolle una dermatitis de contacto (el níquel es su causa
más frecuente), por lo que cierta moderación en dicha exposición podría evitar el desarrollo de la alergia al níquel.

Leggi Anche
Scrivi un commento