La Reserva Federal acude al rescate de la aseguradora AIG para evitar un nuevo descalabro financiero

 

 Los mercados financieros pueden estar hoy algo más tranquilos tras el anuncio ayer del Gobierno de Estados Unidos de un préstamo de 85.000 millones de dólares,
a través de la Reserva Federal (FED), para rescatar a la aseguradora American International Group (AIG) de la quiebra.

“El préstamo tiene términos y condiciones creadas para proteger los intereses del Gobierno estadounidense y de los contribuyentes”, señaló la FED. Una de estas
condiciones es que el Ejecutivo controlará el 80% de la tercera mayor compañía de seguros del mundo.

Henry Paulson, secretario del Tesoro, dio el visto bueno al crédito, con el aval del presidente George W. Bush, que por medio de un comunicado de prensa apoyó el plan de
rescate, que “promoverá la estabilidad en los mercados financieros”.

    Las autoridades norteamericanas llegaron a la conclusión de que dejar caer a AIG podría ser desastroso para el sistema financiero internacional

La FED no está autorizada a abastecer de liquidez a las aseguradoras, ya que no están bajo su supervisión. Sin embargo, las autoridades norteamericanas llegaron a la
conclusión de que dejar caer a AIG podría ser desastroso para el sistema financiero internacional, seriamente tocado tras la quiebra de Lehman Brothers.
74 millones de clientes

Si AIG hubiese quebrado, los inversores del mundo entero se habrían visto obligados a registrar nuevas depreciaciones de activos que creían garantizados por la aseguradora.
Hank Greenberg, ex presidente del grupo asegurador, llegó a decir que “harían falta muchos años para recuperarse de una quiebra de AIG”.

Esta compañía posee 74 millones de clientes en el mundo, la mayor parte de ellos en Estados Unidos. Pero el riesgo para las finanzas internacionales proviene de su cartera
de activos, que al 30 de junio se elevaba a un billón de dólares.

    Esta compañía posee 74 millones de clientes en el mundo, la mayor parte de ellos en Estados Unidos

La aseguradora emitió un gran número de CDS, instrumentos financieros que aseguran a los inversores contra la falta de pago de un emisor de obligaciones. Estos complejos
productos, ligados generalmente al mercado inmobiliario estadounidense, ya han provocado masivas depreciaciones de activos en todo el mundo. Según un documento recibido por la
autoridad bursátil estadounidense, la Securities and Exchange Comisión (SEC), a 30 de junio AIG tenía acumulados unos 441.000 millones de dólares en esos
productos.

Los analistas recuerdan que prácticamente todos los bancos del mundo tienen a AIG como contrapartida. Y todas las instituciones que utilizaron a AIG para disminuir el riesgo y
asegurar su exposición, se habrían encontrado en dificultades en caso de quiebra de la aseguradora. Los bancos verían desplomarse el valor de sus activos, sobre todo
aquellos inscritos en el mercado del crédito hipotecario. Esto habría significado para el sector financiero nuevas pérdidas, una disminución de su liquidez y
de sus fondos propios.

Leggi Anche
Scrivi un commento