El azafrán:

El azafrán:

 

Es a finales de Octubre principios de Noviembre cuando se recolecta la rosa del azafrán, una tradición que a duras penas se sigue manteniendo en España. Gracias a
la labor de familias manchegas que han heredado la tradición desde generaciones, la rosa del azafrán todavía no ha desaparecido de nuestros cultivos.

El rey de las especias

Es la Mancha, la región española que concentra el 90% de la producción de azafrán de toda España. Desde la época del dominio
árabe el azafrán era considerado una flor muy apreciada, y esto continúa vigente hasta el día de hoy.

Considerada como el rey de las especias, se la conoce como el ‘oro rojo’ de la Mancha. Todavía hoy, en algunos pueblos de las zonas donde se cultiva se les regala a los
recién casados unas briznas de azafrán para desearles prosperidad.

Un proceso complicado y ancestral

La rosa del Azafrán es una curiosa flor que surge milagrosamente de la tierra cuando empiezan los primeros fríos, justo al terminar la vendimia.

El cultivo del azafrán precisa de un clima extremo: temperaturas altas y secas en verano, y frías en invierno. La tierra debe ser seca, calcárea, aireada,
plana y sin arbolado. Cualidades que se dan en la meseta Castellano-Manchega y que la han convertido en una de las regiones productivas más importantes del mundo. De hecho
España sigue siendo el tercer productor del mundo.

Todo el proceso es extremadamente laborioso. La rosa florece al amanecer y debe permanecer el menor tiempo posible en el tallo ya que se marchita y sus estigmas pierden color y
aroma
, por lo que son recolectadas entre la madrugada y las 10 de la mañana.

Inmediatamente después se procede a separar los estigmas de las flores, labor que recibe el nombre del ‘desbrín de la rosa’. Se necesitan más de 85.000
flores
para obtener un solo kilo de azafrán en condiciones para su consumo.

‘Sacar la rosa’: un acto social

Separar los estigmas requiere de una buena técnica, heredada desde hace siglos, las familias se reúnen en torno a una mesa y pasan el día sacando los
estigmas rojos de una flor extremadamente delicada, ya que es efímera y cuando pasa un día no sirve.

El proceso extracción y de producción es único y todo artesanal. Después de separar los hilos rojos hay que desecarlo mediante tostado a fuego lento
en lugar de desecado al sol.

Diez o más personas se reúnen alrededor de una mesa en los días de mayor producción. Durante todo el día extraen los hilos rojos que luego se
convertirán en una de las especias más apreciadas y más caras del mercado. Todo el proceso se convierte en un evento social, que en un principio era celebrado por
los habitantes de los pueblos como una fiesta popular y que hoy se ha convertido en un reclamo turístico de la zona.

Origen del azafrán

Es una especia que se cree procede de Oriente. Una de las primeras referencias históricas de la aplicación del azafrán procede del Antiguo Egipto, donde era
empleado por Cleopatra y otros faraones como esencia aromática y seductora, así como para realizar abluciones en los templos y lugares sagrados.

También en la Grecia Clásica el azafrán era muy apreciado por sus propiedades aromáticas y cromáticas. Se utilizaba como remedio para la
conciliación del sueño y la atenuación de los efectos de los vinos, para realizar baños perfumados y como afrodisíaco.

Los árabes utilizaban el azafrán en medicina por sus propiedades anestésicas y antiespasmódicas. Fueron ellos quienes introdujeron el cultivo del
azafrán en España en el siglo X. Son muchos los testimonios que aseguran que el azafrán era un condimento irremplazable en la cocina hispanoárabe de la
época.

El azafrán es mucho más que un producto agrícola ya que forma parte del patrimonio histórico y cultural de la región y se pretende protegerlo y
conservarlo para que la tradición no se pierda. Tiene un consejo regulador y hasta una zarzuela.

La relevancia de este cultivo dentro de las manifestaciones culturales manchegas, se pone de manifiesto con la Fiesta de la Rosa del Azafrán que se realiza en Consuegra
-Toledo-, con los concursos de monda que se celebran en La Solana -Ciudad Real- con motivo de sus fiestas patronales o el Festival de la Rosa del Azafrán de Santa Ana -Albacete-
y en el folclore típico de la región.

Propiedades del azafrán

Las cualidades del azafrán para la salud del ser humano son muchas, se considera que esta especia puede ser un estimulante para el apetito, favorece la digestión.
También tiene propiedades sedantes, combate la tos, la bronquitis y dicen que mitiga los cólicos y el insomnio y muchas madres lo han utilizado para calmar los
problemas de la dentición infantil.

También ha sido usado en medicina natural para ayudar a mitigar los dolores de la menstruación y es eficaz para combatir los trastornos nerviosos,
espasmódicos y el asma.

Pero es mucho más apreciado en la gastronomía. Su color intenso y su aromático gusto se utiliza para dar el gran toque a los platos.

 

Leggi Anche
Scrivi un commento