Cientos de miles de personas se quedan sin calefacción en Europa por la guerra del gas

 

La guerra del gas entre Rusia y Ucrania mantiene a decenas de miles de europeos sin calefacción y a numerosas industrias paradas o en bajos niveles de funcionamiento. La
situación es especialmente complicada en países como Bosnia, Serbia, Eslovaquia y Hungría, que dependen casi exclusivamente del gas ruso que pasa por los gasoductos
ucranios. En Bosnia, 100.000 hogares están sin calefacción, al igual que 120.000 personas en Serbia. En Eslovaquia, grandes empresas han parado su
actividad por falta de energía, mientras que Hungría ha pedido ayuda a la UE. Todo ocurre mientras una ola de frío recorre Europa dejando temperaturas bajo
cero.

Miles de hogares en las ciudades bosnias de Sarajevo, Zenica, Zvornik y Visoko se han quedado sin calefacción debido a la interrupción total del suministro de gas por la
disputa ruso-ucrania. Numerosas empresas y fábricas han suspendido sus actividades o reducido la producción, al tiempo que algunas escuelas, parvularios, panaderías
e instituciones médicas han tenido que cerrar o limitar su actividad. En la mayoría de las tiendas de Sarajevo se han agotado las estufas eléctricas o de
combustibles sólidos, ante la ola de frío, que ha dejado temperaturas de en torno a los 12 grados bajo cero.

Mientras, en Serbia, que importa de Rusia la totalidad del gas que consume, unos 120.000 habitantes de las ciudades norteñas serbias de Novi Sad y Pancevo se han quedado sin
calefacción durante la noche pasada, con gélidas temperaturas bajo cero, debido al corte total del suministro de gas procedente de Rusia. La situación se agrava
habida cuenta que varias plantas de calefacción de ambas ciudades no tienen posibilidad de pasar a carburantes alternativos.

Grandes firmas eslovacas como las empresas de automoción Kia Motors y Peugeout Citroen se han visto obligadas a cesar su actividad. El Gobierno ha tomado esta medida para
mantener la energía en los hogares ante la falta de carburante.

Reunión de urgencia

La reunión de urgencia convocada por la presidencia de turno checa y la Comisión Europea ha comenzado bajo la dificultad de avanzar en las negociaciones entre Rusia y
Ucrania. Miembros de la Comisión Europea han confirmado que los encuentros con rusos y ucranios se harán de forma separada.

El encuentro, de carácter “técnico” según Bruselas, trata de someter a verificación internacional su disputa sobre el tránsito de gas ruso hacia
Europa. A la cita han asistido los presidentes del gigante ruso Gazprom, Alexei Millar, y el de la compañía ucrania Naftogaz, Oleh Dubyna, ambos con plenos poderes. Las
diferencias entre ambas partes han quedado patentes al no querer verse las caras en la misma mesa. Así el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, se
ha encontrado con la delegación rusa en un primer momento para luego hacer lo mismo con los ucranios.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha hablado de esta crisis desde París. Sarkozy ha dicho que Moscú tiene “obligaciones contractuales” con respecto a Europa y
que Europa tiene una “asociación privilegiada” con Ucrania.

Encuentro paralelo

Además de la reunión técnica de Bruselas hoy tiene lugar en Praga una reunión informal de los ministros de Asuntos Europeos de los Veintisiete, donde se
tratará igualmente la cuestión.

Según la presidencia checa, los socios de la UE analizarán un informe de expertos sobre la crisis y evaluarán las necesidades de los estados miembros más
afectados (Bulgaria, Rumania, Hungría, Grecia y Eslovaquia, de momento), por si fuera necesario activar la “cláusula de solidaridad” en su apoyo.

La UE exige a Rusia y Ucrania que, al margen de su disputa bilateral, el aprovisionamiento en gas a Europa quede restablecido inmediatamente, en cuanto los supervisores internacionales
puedan verificar sobre el terreno cuál es la situación.

Leggi Anche
Scrivi un commento