Se pide que la bajada del precio del petróleo repercuta en la del gasóleo agrícola

 

Una vez más, ASAJA denuncia que la más que considerable bajada del precio del barril de Brent, de referencia en Europa, continúa sin trasladarse en la misma
proporción al gasóleo de uso agrario. Si en julio el barril de Brent alcanzó su cota máxima, a 147,27 dólares/barril, hoy cotiza a menos de 60
dólares. Por el contrario el gasóleo agrícola sigue pagándose a precios de febrero de 2008, cuando el petróleo cotizaba a 129,60
dólares/barril.

Estas cifras indican que el precio del petróleo ha descendido en casi un 60% en los últimos tres meses. Por su parte, el gasóleo B ha experimentado una
depreciación del 25%, y se paga a una media de 0,70 euros en cooperativa, sobrepasando los 0,80 euros en numerosas estaciones de servicio de toda España.

ASAJA ya puso de manifiesto esta situación el pasado mes de septiembre. Entonces el barril de Brent había bajado de los 90 dólares y el gasóleo
agrícola se situaba en torno a los 0,85 euros de media. El diferencial en el descenso de los precios es evidente. En el último mes, el petróleo se ha depreciado un
30% y el gasóleo B, poco más del 10%.

Esta Organización considera incomprensible que el precio del petróleo y de los carburantes descienda de modo tan desigual, especialmente si tenemos en cuenta que las
subidas sí suelen repercutir de modo inmediato. No es de recibo que, en estos momentos, el coste del barril de Brent se encuentre en valores de marzo de 2007 y que el
gasóleo agrícola se siga pagando a precios de febrero de 2008, cuando el petróleo cotizaba a 129,60 dólares/barril.

ASAJA considera que los agricultores y los ganaderos están siendo víctimas de un desequilibrio del sistema de mercado en un momento crucial para la próxima
campaña. De hecho, un número importante de agricultores dejarán de sembrar este año o destinarán mayor superficie al barbecho, dado que no
podrán asumir el incremento de precios, tanto del gasóleo como de los fertilizantes, que en el caso de estos últimos han doblado su precio respecto al año
pasado.

Por este motivo, ASAJA considera imprescindible una bajada inmediata en el precio del gasóleo agrícola y solicita al Gobierno medidas urgentes, de choque, para paliar
estos desproporcionados incrementos en el precio de los inputs. Unas medidas que deberían ser de tipo fiscal, orientadas a poner en marcha un gasóleo profesional para el
sector agrícola. Igualmente se reclama para el sector ganadero, el sector mas castigado por las constantes bajadas de los precios en origen y que no puede repercutir sus
incrementos de costes de forma alguna, el incremento de la compensación del IVA del 7,5 al 9 % .

 

Leggi Anche
Scrivi un commento