La televisión aumenta el riesgo de embarazos en adolescentes en EEUU

 

Ver «reality shows», dramas o programas televisivos con cierto contenido sexual (besos apasionados, contacto íntimo, relaciones sexuales implícitas o
explícitas, flirteo amoroso…) aumenta la media de embarazos entre adolescentes en Estados Unidos, según revela un estudio publicado en «Pediatrics».

Según los resultados del presente trabajo, estos adolescentes tienen un mayor riesgo de experimentar un embarazo antes de los 20 años. Al parecer, y según datos de
anteriores investigaciones, «en estos programas de televisión se reflejan actitudes poco afines al uso de medios anticonceptivos», explican los autores del estudio
realizado por el Instituto de investigación Rand Corporation.

Más de 2.000 adolescentes cuyas edades comprendían entre los 12 y los 17 años fueron entrevistados por teléfono tres veces desde el año 2001 hasta
2004. Los encuestados indicaban con qué frecuencia habían visto cada uno de los 23 programas seleccionados por el equipo investigador (los más populares entre los
adolescentes y que daban cabida a determinado contenido sexual: besos, encuentros íntimos, sexo explícito, coqueteo, conversaciones subidas de tono…). Por ejemplo,
según el diario Washingtonpost.com, series como «Sex and the city» y «Friends» fueron objeto de estudio en esta investigación.

El resultado: el 90% de los adolescentes que ven frecuentemente programas con este tipo de contenido tienen doble riesgo de experimentar un embarazo (ellos también está
incluidos como responsables de dicha situación) durante los tres años siguientes que el 10% restante, cuya elección televisiva implicaba menos contenido sexual.

Concretamente, el 25% de aquellos que seleccionaban programas con cierto trasfondo sexual vivieron un embarazo, frente al 12% de quienes veían con menos frecuencia dichos
programas. Durante el estudio, 58 jóvenes se quedaron embarazadas y 33 chicos afirmaron ser responsables de una gestación.

Adolescentes latinos y de raza negra, mayor riesgo

De los datos se extrae otra conclusión. Se producen 138 gestaciones por cada 1.000 latinos entre los 15 y los 19 años y 65 por cada 1.000 personas de raza negra. Con estas
estadíticas, ambos grupos son los que mayor riesgo presentan de verse involucrados en un embarazo a edades tempranas, frente a los 27 que se originan por cada 1.000 adolescentes
de raza blanca.

«Estas diferencias se atribuyen a la educación recibida, a la situación económica, a la pertenencia a grupos minoritarios en desventaja y al difícil
acceso a los medios anticonceptivos», indican los miembros del equipo de investigación.

Desde 1991, la media de gestaciones entre adolescentes se redujo considerablemente. Sin embargo, sigue siendo de las más altas de los países industrializados. Un dato
revelador: en el año 2002, 76 de cada 1.000 embarazos correspondían a adolescentes entre 15 y 19 años, es decir, el 20% de las mujeres sexualmente activas de este
grupo de edad se quedaron embarazadas.

El primero en establecer esta relación

Se trata del primer estudio que relaciona directamente el contenido sexual que se ve en la televisión con la media de embarazos entre los adolescentes en Estados Unidos. Existen
otros trabajos similares que se centran en el inicio de las relaciones sexuales así como en la relación entre el contenido sexual de los vídeos musicales y un mayor
riesgo de enfermedades de transmisión sexual.

El objetivo de esta investigación es identificar el factor que parece ser que más influye en la considerable media de embarazos registrada en los últimos
años entre adolescentes de Estados Unidos.

Así, Anita Chandra y su equipo de investigación sugieren que «las compañías responsables del contenido de los medios incorporen programas que hagan
reflexionar sobre las posibles consecuencias de mantener relaciones sin protección, tales como el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual». Además,
los investigadores proponen que los padres hablen con sus hijos sobre estos programas televisivos.

Laura Tardón Sánchez

 

Leggi Anche
Scrivi un commento