¿Qué aportan las proteínas?

 

Newsfood.com International

Las proteínas son los nutrientes necesarios para que el organismo repare y construya sus estructuras. A esto es a lo que se le denomina función plástica de las
proteínas.

El 18%-20% del peso de un hombre adulto está formado por proteínas que se almacenan sobre todo en los músculos. Estos nutrientes están formados por
aminoácidos, algunos de los cuales pueden ser sintetizados por el propio organismo. Otros, sin embargo, los tiene que aportar la alimentación.

De los veinte aminoácidos de las proteínas, nueve son esenciales; por tanto, son necesarios en la alimentación humana. Los aminoácidos
esenciales en el ser humano son: arginina, histidina, lisina, treonina, metionina, isoleucina, valina, fenilalanina y triptófano.

Los aminoácidos desempeñan muchas funciones:

  • Producción de proteínas plasmáticas.
  • Síntesis de enzimas, hormonas, neurotransmisores.
  • Forman parte de la estructura básica de los tejidos (piel, uñas, tendones, músculos, etc.), los mantienen y reponen.
  • Son la base de la estructura del ADN y del sistema inmune (de defensa) de nuestro cuerpo.

El contenido proteico adecuado de la dieta está establecido en el 15% aproximadamente del valor calórico total. Las proteínas de origen animal
están presentes en las carnes, pescados, aves, huevos y productos lácteos. Las de origen vegetal, en los frutos secos, la soja, las legumbres, los
champiñones y los cereales.

Las de origen animal contienen mayor cantidad y diversidad de aminoácidos, por lo que su valor nutritivo es mayor que las de origen vegetal, pero son más difíciles
de digerir. Si combinamos bien las proteínas vegetales (legumbres con cereales o lácteos con cereales) podemos conseguir un conjunto de aminoácidos equilibrado. El
exceso de proteínas es tan poco recomendable como su escasez.

El consumo de proteínas de origen animal está por encima de lo recomendado en muchos países desarrollados. El riesgo de ciertos tipos de cánceres y
enfermedades coronarias
se asocia con las dietas ricas en carne y, por tanto, en proteína animal.

Se piensa que los alimentos ricos en proteínas animales contienen mayor número de toxinas y productos de desecho procedentes del metabolismo celular de los animales. Estas
toxinas se pueden evitar consumiendo más proteínas de origen vegetal o aquellas de origen animal procedentes de los huevos, leche y sus derivados.

Leggi Anche
Scrivi un commento