Italia despliega al Ejército para luchar contra la Mafia

 

El Gobierno de Silvio Berlusconi enviará 500 soldados a la región de Campania, en el sur de Italia, para luchar contra la Mafia. La mayoría de estos militares
serán destinados a Caserta, donde los últimos episodios de violencia han revelado una fuerte presencia y dominio del clan de los Casalesi, el más poderoso y
sanguinario de la Camorra napolitana.
La medida, aprobada con un decreto firmado por el ministro del Interior, Roberto Maroni, fue anunciada ayer como la respuesta al asesinato a balazos el pasado jueves de seis inmigrantes
africanos y un italiano por un presunto ajuste de cuentas con miembros de dicho clan.
El envío de soldados a las calles italianas no es nuevo. Desde el pasado agosto, unos 3.000 militares están desplegados en siete ciudades, entre ellas Roma, Milán y
Nápoles, para luchar contra la inseguridad.

“INÚTIL Y COSTOSO”
En esta ocasión, “los militares permanecerán en Caserta por un periodo de solo tres meses, renovable hasta enero”, según Maroni. La medida fue tachada por la
oposición de centroizquierda, que criticó su corta duración, de “inútil” y “costosa”. Los militares se unirán a los 400 policías enviados el
lunes a la provincia de Caserta.
Ante las críticas, el ministro respondió que el Gobierno italiano está estudiando negar a los condenados por delitos mafiosos el arresto domiciliario. Esta es la
situación en la que se encontraba Alfonso Cesarano, de 29 años, miembro de los Casalesi, detenido el pasado jueves y hasta ahora el único presunto ejecutor
identificado de la matanza.
Pero no todas las medidas anunciadas van destinadas contra los mafiosos. También las hubo para los inmigrantes. “Necesitamos restablecer la paz en ese territorio y, por eso,
construiremos más centros de detención para los inmigrantes clandestinos, que han aumentado en un 60% durante el último año en Italia”, afirmó Maroni,
refiriéndose a la provincia de Caserta.
Desde el primer momento, la comunidad africana rechazó la versión difundida por la policía italiana según la cual los inmigrantes asesinados –originarios de
Ghana, Togo, Liberia y Nigeria– eran narcotraficantes en guerra con la Camorra y que su muerte fue fruto de una vendetta. Pero los investigadores tampoco descartan que las
víctimas fueran asesinadas de forma aleatoria e indiscriminada solo para intimidar al resto de inmigrantes.

Leggi Anche
Scrivi un commento