Acusan a China de ocultar el número de bebés muertos por la leche adulterada con melamina

Acusan a China de ocultar el número de bebés muertos por la leche adulterada con melamina

 

Un hombre chino muestra la foto de sus dos hijas gemelas, una de ellas falleció tras consumir leche de la marca Sanlu (AP | Ng Han Guan)

El número real de bebés fallecidos tras sufrir fallos renales por haber consumido leche adulterada con melamina en China está siendo ocultado por las autoridades,
según denuncian el diario ‘South China Morning Post’ y la agencia católica Asia News.

El número oficial de pequeños fallecidos, según el Ministerio de Salud chino, es de tres; aunque la prensa sigue hablando de cuatro muertes, desde que el pasado mes
de octubre se desatara el escándalo de la leche aguada y adulterada con este químico.

Sin embargo, ‘South China Morning Post’ y Asia News aseguran que al menos otros cinco niños habrían muerto hace ya meses. El primero de estos casos se
habría producido en mayo, cuando una pequeña de tres años que había sido alimentada con leche en polvo murió por problemas renales.

Pese a que las enfermedades de riñón son extrañas en edades tan tempranas y la niña había sido alimentada con leche de la marca Sanlu, la primera en
ser retirada del mercado tras comprobarse su alto contenido en melamina, las autoridades se han negado a relacionar ambos hechos.

Algo similar le ocurrió a la pequeña Li Xiaokai, de nueve meses, que murió en la provincia de Henan el pasado 10 de septiembre. Ni los médicos ni sus padres
(en la imagen) supieron exactamente de qué había fallecido una de sus dos hijas gemelas hasta que, al día siguiente de enterrarla, oyeron en las noticias que el
tipo de leche en polvo que ella bebía había sido adulterado intencionadamente.

Los casos de bebés con patologías renales, de hecho, habrían empezado a aumentar hace ya dos años en varias provincias del país, según ‘South
China Morning Post’, por lo que para conocer la cifra real de afectados habría que remontarse mucho más en el tiempo.

El número oficial de niños con algún tipo de problema causado por consumir la leche facilitado por el Ministerio de Sanidad chino sigue siendo, desde octubre, de
53.000. Desde entonces, y pese a que la alarma hizo que los padres acudieran en tropel a hacer examinar a sus hijos, la cifra de casos se mantiene congelada.

Además, sin un veredicto ‘oficial’ sobre la causa de la muerte de estos niños, sus familias temen que no puedan llegar a cobrar ninguna indemnización por lo
ocurrido a sus hijos.

Las noticias relacionadas con el escándalo de la leche, que disparó la mayor crisis alimentaria que ha vivido China en un país acostumbrado a graves fallos en su
salud pública, han desaparecido misteriosamente de la prensa china.

Médicos y abogados han reconocido estar siendo presionados para no ofrecer información o no aceptar encargarse de la defensa jurídica de los casos de los padres de
los niños afectados.

Los tribunales han evitado aceptar las denuncias de los padres en busca de una compensación económica por los daños causados, aunque hace un par de días
quince abogados decidieron unirse para defender a un centenar de demandantes en su denuncia contra el Grupo Sanlu, principal fabricante de leche en polvo en China y gran responsable del
envenenamiento masivo de los niños.

EUROPA PRESS

Leggi Anche
Scrivi un commento