Los mínimos saltan por los aires:

 

Como saben, la batalla de los mínimos del año en Wall Street es la lucha final que va decidir el futuro a corto y medio (¿y a largo?) del mercado. La firmeza de
estos niveles el jueves permitió ayer una sesión tranquila en Europa hasta que la apertura de Nueva York resucitó a los peores fantasmas: entonces nuestros
índices cayeron a plomo en la última hora. Pero eso no era nada comparado con lo que iba a llegar: después de una lucha encarnizada, los bajistas vencieron en EEUU.
Adiós a los mínimos. Esta mañana, el Nikkei japonés ha caído un 6,89%.

El Dow Jones sufrió un desplome del 5,07% con lo que perdió los 8.000 puntos (cerró en 7.997,28) por primera vez desde marzo de 2003. Es decir, marcó
mínimos de cinco años y medio
. El S&P 500 se hundió todavía más, el 6,12%, y el Nasdaq volvió a llevarse la peor parte con un derrumbe
del 6,53%.

Igual que ocurre con los rebotes, las rupturas bajistas deben confirmarse; y la de anoche es demasiado ligera para darla por segura sin una continuidad. Podemos estar ante una
falsa ruptura, lo que los técnicos llaman una dilatación, que dé paso a un suelo. Y hay elementos para pensar en ello, como el hecho de que no se hayan perforado
los mínimos intradía en el Dow Jones. Pero, a la espera de la confirmación o el desmentido, es casi inevitable que hoy veamos un duro ataque bajista en Europa que
pruebe de nuevo nuestros mínimos.

Detrás del desastre de Wall Street se encuentran varios elementos: por un lado, el desplome de los fabricantes de coches ante el probable rechazo por el Senado de su
petición de rescate
(General Motors cayó el 10% y Ford, un alucinante 25%); por otro, unos datos económicos que confirman la recesión -las viviendas
iniciadas cayeron el 4,5%, el mayor descenso mensual desde 1959- y apuntan a la deflación -el IPC cayó 10 décimas-
; finalmente, el anuncio de la compra de
17.400 millones en activos de sus vehículos SIV provocó un derrumbe del 23% en Citi, el mayor de su historia y del 10% para General Electric, que anunció una
reestructuración de su unidad financiera.

Aunque seguramente el mercado no prestará mucha atención a los datos económicos de hoy, tendremos el indicador adelantado, el índice de la Fed de Filadelfia
y las peticiones semanales de subsidios.

Leggi Anche
Scrivi un commento