El Gobierno chino reconoce su responsabilidad en el escándalo de la leche contaminada

El Gobierno chino reconoce su responsabilidad en el escándalo de la leche contaminada

 

En una entrevista a la revista ‘Science’, Wen Jiabao, el primer ministro chino, ha reconocido por primera vez que el Gobierno central del país asiático es parcialmente
responsable del caso de la leche adulterada.

“Aunque el incidente ocurrió en varias empresas, el Gobierno también es responsable”, destaca Wen al hablar del caso de la melamina añadida en la leche, que
mató a cuatro bebés en China y enfermó a más de 53.000.

Durante la charla mantenida con el editor en jefe de ‘Science’, Bruce Alberts, Wen afirma que “es totalmente intolerable sacrificar la salud y las vidas de la gente a
cambio de un desarrollo económico temporal”.

Todos los pasos en la cadena de producción

En la entrevista, llevada a cabo en el complejo de Zhongnanhai -residencia de los líderes chinos- y en la que se tratan todo tipo de aspectos (económicos, industriales,
científicos…), el primer ministro asegura que el Gobierno “aprenderá lecciones del incidente”. Y que se fortalecerá la legislación para que toda la
fase de producción alimentaria sea supervisada
estrictamente.

“Todos los pasos importantes en el proceso de fabricación de los productos lácteos […] necesitan contar con unos estándares claros,
también los requisitos de análisis y las responsabilidades correspondientes”, declara Wen Jiabao.

También se elaborará un plan para el “renacimiento” de la industria alimentaria china, golpeada por el escándalo tanto en el mercado nacional como
en el internacional. Decenas de países retiraron de las tiendas alimentos importados al país asiático.

El caso de la leche adulterada ha vuelto a sembrar dudas en todo el mundo sobre la calidad de los productos chinos. Algo similar sucedió en 2007, cuando se
multiplicaron las retiradas de productos importados al país asiático tales como juguetes, pastas de dientes, comida para animales o incluso caramelos.

 

Leggi Anche
Scrivi un commento