Diouf pide un nuevo orden agrícola mundial

 

El Director General de la FAO, Jacques Diouf, pidió hoy a los líderes mundiales que se reúnan el año próximo para empezar a diseñar un nuevo
orden agrícola mundial y encontrar 30 000 millones de dólares EE.UU. anuales para erradicar el hambre de la faz de la tierra de una vez por todas.

En su intervención en una sesión especial de la Conferencia –el órgano que gobierna la FAO y que reúne a sus 191 países miembros-, Diouf
aseguró que esta Cumbre mundial es necesaria porque “más de 60 años después (desde la fundación de la FAO) es…..esencial crear un nuevo
sistema de seguridad alimentaria mundial”.

El Director General señaló que: “tenemos que corregir el sistema actual, que genera una inseguridad alimentaria mundial a causa de las distorsiones del comercio en el
mercado internacional provocadas por los subsidios a la agricultura, los derechos arancelarios y los obstáculos técnicos al comercio, así como por el desequilibrio en
la asignación de los recursos de la ayuda oficial al desarrollo y en los presupuestos de los países en desarrollo”.

La Cumbre propuesta en la primera mitad de 2009, “debería sentar las bases de un nuevo sistema de gobernanza de la seguridad alimentaria mundial y del comercio
agrícola ofreciendo a los agricultores, tanto de países desarrollados como en desarrollo, la posibilidad de ganarse dignamente la vida”, dijo Diouf. “Debemos
tener -añadió- la inteligencia y la imaginación de concebir políticas de desarrollo agrícola, así como reglas y mecanismos, que garanticen un
comercio internacional sin barreras y justo al mismo tiempo”.

Salvar a la humanidad del hambre

La Cumbre debería igualmente “encontrar 30 000 millones de dólares EE.UU. al año para crear infraestructuras rurales y aumentar la productividad
agrícola en el mundo en desarrollo”. La propuesta de reunir esta suma para salvar a la humanidad del hambre es razonable si se tiene en cuenta que en pocas semanas se
consiguió reunir cien veces más para hacer frente a una crisis financiera internacional. También es modesta comparada con los 365 000 millones de dólares de
ayudas a la agricultura que reciben cada año los países de la OCDE

A finales del pasado mes, durante la celebración del Día Mundial de la Alimentación en Nueva York, en presencia del ex presidente Clinton y del Secretario General
de la ONU y en un mensaje de felicitación al Presidente electo de EE.UU., Barack Obama, Diouf sugirió que Estados Unidos tome la iniciativa en la convocatoria de la
Cumbre.

En la Cumbre, los Jefes de Estado y de Gobierno deberían también acordar la creación de un Fondo de Intervenciones de Emergencia para contar con recursos que
permitan reaccionar con rapidez para impulsar la producción alimentaria en países pobres que dependen en gran medida de las importaciones, según Diouf.

No son necesarias nuevas estructuras

Para poder conseguir este objetivo, Diouf sugirió consolidar el actual Comité para la Seguridad Alimentaria (CSA), creado en 1974 tras la Cumbre Mundial sobre la
Alimentación para controlar la situación alimentaria internacional. “Como mecanismo intergubernamental, el CSA es universal y está abierto a todos los Estados
Miembros de la FAO, de Naciones Unidas y a representantes de otros organismos internacionales, ONGs, la sociedad civil y el sector privado”, indicó.

De forma específica, el papel del CSA sería prevenir las crisis alimentarias internacionales y ayudar a desarrollar y ejecutar las políticas necesarias a nivel
nacional, regional e internacional para garantizar la seguridad alimentaria en el mundo. También podría servir como foro de debate sobre los principios que deberían
regir el comercio agrícola internacional. Otra de sus tareas sería la de analizar los riesgos y necesidades futuras y formular las recomendaciones políticas
adecuadas.

Tendría que ser potenciado como un sistema coherente de gobernanza de la seguridad alimentaria mundial, incluyendo una “asociación global para la seguridad
alimentaria mundial” basada en alianzas existentes y un grupo de expertos internacionales de primer nivel, basado en paneles exteriores de expertos que ya existen en cultivos
agrícolas, ganadería, pesca, bosques y los aspectos socioeconómicos de la alimentación y la agricultura, a ser posible según el modelo del Panel
Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

Diouf insistió en que la FAO conoce muy bien las medidas a tomar para erradicar el hambre en el mundo y doblar la producción alimentaria para 2050 para poder nutrir a una
población de más de 9 000 millones de personas. “Existen planes, programas y proyectos -subrayó- para resolver el problema de la inseguridad alimentaria en el
mundo”. Conseguir estas metas es un problema político y de financiación, más que una cuestión técnica, indicó.

Plan de acción

Se espera que la Conferencia de la FAO reunida durante cinco días, del 18 al 22 de noviembre de 2008, adopte un Plan de Acción Inmediato para una reforma de largo alcance
de la Organización, según recomienda la Evaluación Externa Independiente que tuvo lugar en 2006/07. Los principales elementos del plan incluyen un mayor enfoque en
los objetivos y funciones básicos de la organización, una mejor gobernanza y vigilancia, y mejores resultados a través de procesos de gestión más
ágiles y responsables.

“La intención, es la de reformar la FAO de forma que pueda desempeñar un papel más eficaz en la seguridad alimentaria mundial”, aseguró Diouf.
“Tenemos también -añadió- que cambiar el modelo de financiación pública y de políticas, así como el sistema de comercio
internacional en el que opera la FAO”.

El Plan de Acción se iniciaría el año próximo, para continuar hasta 2011.

Leggi Anche
Scrivi un commento